A ti

A ti, que todavía no me conoces, o sí y todavía no lo sabemos. A ti que entrarás en mi vida para quedarte, espero. A ti, que si te dejo entrar en ella será porque eres especial. A ti que espero reconocerte algún día por la calle. A ti, que espero que me reconozcas si me ves, te digo:

Ve despacio. No me avasalles, sé cuidadoso porque me han hecho daño y el corazón recuerda lo malo aunque esté bien. Te digo también que tengas paciencia, porque para protegerme a veces puedo ser un poco borde. Bueno, muy borde.

A ti te digo, sin conocerte aún o sin reconocerte todavía, que si quieres quedarte, me des margen de maniobra porque podría decirse que soy como un gorrión herido aprendiendo a volar de nuevo. Despacio, por favor…

O ve deprisa si quieres, pero no me culpes si me agobias y huyo.

woman-801928_960_720-pixabay-600x400

Te pido que si te quedas no me hagas daño. No me hieras. Sé prudente con tus palabras y con tus acciones. Si me llegas a querer y me lo dices, sé consecuente y no inventes. No juegues conmigo. ¿De qué te serviría?

No me quieras a medias, quiéreme entera. Por ti, por mí, por nosotros.

No sé cómo eres ni qué aspecto tienes, solo sé que me gustas y que te quiero puedo llegar a querer. Aunque no te prometo nada.

Lo que sí te digo es que estaré contigo todo lo que pueda, que si me implico lo hago al 100% porque no soy de ir a medias por la vida. Soy exigente contigo y sobre todo conmigo misma. Si te quedas, apechuga, que estoy harta de cobardes que huyen a la primera después de prometer la luna.

Y tampoco te la pido, solo te pido que si decides quedarte y escoges arriesgarte conmigo, me prometas que te quedarás y afrontaremos juntos el primer obstáculo y la siguiente piedra en el camino. Porque sabemos que todo no va a ser fácil, ni demasiado bonito, ni empalagoso ni tan romántico como en las películas que tanto me gustan. Exijo que te quedes, solo tú. Con todo lo que me gusta de ti y con todo lo que me exaspera porque lo único que te puedo prometer es que yo estaré ahí, contigo.

Y que si decido quedarme es porque apuesto por ti, por mí y por nosotros. Por un futuro lleno de alegría, felicidad, momentos amargos con algunos altibajos, con momentos de paciencia y exasperación. Con actitudes que me sacarán de mis casillas y con otras que te sacarán de quicio.

No sé si existe un secreto para la felicidad, lo que sí sé es que me gustaría descubrirlo contigo si te atreves a quedarte cuando nos conozcamos.

-Aresma-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s