Nowhere in particular

De pequeña me encantaban ese tipo de cuentos interactivos en que podías modificar el transcurrir de la historia en función del camino que tomaras. Era divertido leerlos una y otra vez, eligiendo diferentes alternativas para ver cómo cambiaba el final. Lo mejor era que, si en cierto punto no te gustaba el rumbo que tomaba la historia, simplemente volvías atrás y cambiabas la decisión que te había llevado hasta ahí.

Así de FÁCIL.

Así de FICTICIO.

Bifurcación de un camino

Y es que para bien o para mal, la vida no tiene ese carácter reversible que tanto me fascinaba. Aunque eres libre de elegir, no puedes escoger las consecuencias de tus decisiones.

Si mezclas el puré de patata con el tomate verás que ya es para siempre, no puedes volver a separarlos. El humo que sale del cigarro de papá nunca vuelve a entrar. No podemos volver atrás. Por eso es difícil elegir. Tienes que tomar la elección correcta.

– Las vidas posibles de Mr. Nobody

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería tu vida ahora mismo si le hubieses dado una segunda oportunidad a ese chico? ¿Y si no te hubiesen elegido para ese puesto de trabajo? ¿Y si hubieses estudiado A y no B?

What if?

Si el aleteo de una mariposa en Hong Kong puede desatar una tormenta en Nueva York, no quiero ni imaginar cómo una simple decisión puede cambiar el resto de mis días. Y de los tuyos.

Eso me aterroriza.

Me paraliza.

Chica perdida que observa mapa

Un dia Alica llegó a una bifurcación del camino y vio al gato en un árbol.

-¿Qué camino debo tomar?- Ella preguntó.

-¿Dónde quieres ir?- Fue su respuesta.

-No lo sé- Alicia respondió.

-Entonces- dijo el gato -No importa.

Andaba tan perdida como Alicia cuando hace unos días vi una imagen en Facebook que me hizo reflexionar sobre todo esto.

Botones de rebobinado

¿Como sería nuestra vida con estos botones? Desde luego sería más fácil tomar decisiones sabiendo que puedes volver atrás, como en los cuentos interactivos.

Pero, ¿sería perfecta?

A veces nos ocurren cosas que no esperábamos y, de tener a mano el mando, rebobinaríamos inmediatamente. Sin embargo, lo cierto es que esas pequeñas piedras en el camino están ahí por algo. Lo cierto es que si las eliminas, nunca aprenderás a saltarlas.

Que las cosas no salgan como esperábamos, muchas veces es lo mejor que nos puede pasar.

De haber tenido estos botones…

  • Habría borrado aquella noche de alegría etílica nada más despertar la mañana siguiente (¡qué verguenza!).
  • Habría evitado rápidamente aquel disgusto profesional al terminar los estudios.
  • Tal vez, incluso habría rebobinado para estudiar otra cosa a la mínima duda…

Pero de haber tenido esos botones, de haber retrocedido a la primera de cambio…

  • Nunca habría conocido a una de las personas más importantes de mi vida.
  • Nunca habría sacado el valor para transformar frustración en ganas de comerme el mundo en otro país.
  • Y nunca me habría encontrado con ellas, ni os lo estaría contando.

Abrazo de chicas

No os miento cuando os digo que el mando de la tele ha caído al suelo y se han salido las pilas mientras escribía estas líneas. Creo que mi subsconsciente ha tenido algo que ver en ello.

Así que seguiré improvisando. Avanzando hacia ningún lugar en concreto. Sin mirar atrás. Al fin y al cabo no me ha ido tan mal 🙂

Autobús nowhere in particular

scarpetta

Anuncios

6 comentarios en “Nowhere in particular

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s