¿Lo malo conocido? ¿O lo bueno por conocer?

Miedo. Miedo a lo desconocido y a lo conocido. Miedo. Ese impulso que te paraliza y te mueve al mismo tiempo, que te sube las pulsaciones, te acelera la respiración y te hace sudar. Con un sudor frío. Frío y calor, no sabes qué sientes porque tu cerebro va a toda velocidad, no atiendes a razones y sigues los instintos, con la sangre que fluye rápidamente por tu cuerpo y la sientes correr en tus oídos, que perciben mucho más de lo que creías. Miedo. Sólo lo distingues a él.

Cuando te adentras a lo desconocido y no sabes muy bien qué te vas a encontrar por el camino. Miedo que disfrutas a pesar de cómo te hace sentir. Es de ser un poco masoquistas, pero es verdad. El miedo te hace vivir. Nos hace vivir.

miedo1

Esa sensación que deja al pasar, las piernas flojas, la risa tonta, el sudor secándose en ti y enfriándote la piel. Esa relajación después de tanta tensión. Miedo a hacer una pregunta importante, que sueltas del tirón sin recordar más tarde cómo la has hecho porque estabas pensando en el miedo que sentías. Miedo porque no sabes si quieres saber la respuesta…o no.

Miedo a lo conocido cuando sabes lo que te va a pasar si sigues por ese camino y aun así te arriesgas y sigues porque el miedo que sientes durante todo el camino te hace sentir viva, te hace flotar.

Miedo, ese mecanismo de defensa que nos paraliza en ocasiones, ya no digo físicamente, sino que paraliza nuestra alma. Véase: “volver a enamorarse”, “volver a confiar”, “volver a creer” después de que te hayan hecho daño.

Cuando parece que te has recuperado de tus heridas anteriores, de tu amor pasado. Cuando llega algo o alguien que te remueve todo otra vez y no sabes si dejarte llevar porque temes volver a caer como caíste en el pasado. Cuando no quieres volver a abrir una herida ya cicatrizada en lo más profundo de tu corazón porque un amor del pasado vuelve a tu presente. Miedo, cuando quedas en medio de una situación así, de un triángulo amoroso donde por una parte tienes lo desconocido, aquello de volver a empezar todo por primera vez: la primera cita, el primer beso, el primer paseo por el parque en pleno otoño mientras las hojas caen y el viento te enrojece las mejillas. Miedo a no saber qué deparará ese camino a recorrer, emoción y miedo a la vez, que te mantienen alerta y despierta. Ganas de descubrir todo lo que da miedo porque es desconocido.

enamorados-pareja

Miedo, cuando por el otro lado tienes lo conocido, a esa persona de tu pasado que ahora vuelve, y parece cambiado, parece que ha madurado, lo mismo que tú, y sientes que todo lo que creías muerto y enterrado, cicatrizado, vuelve a renacer. Revives los buenos momentos, las risas inesperadas, la mejor y la peor cita, el primer beso… y el segundo, y todas las miradas y las horas de conversaciones diurnas y nocturnas. Y sientes que vuelves a caer, y vuelve el miedo. Miedo esta vez a lo que ya has pasado, a las discusiones y malas contestaciones, a las borderías sin ton ni son, a enfadarte por cosas tontas que en ese momento parecen un mundo. Y tienes miedo de volver a sentirte como cuando todo acabó, cuando te dejó confundida sin saber que había pasado, sin saber cómo habíais llegado a ese punto. Desolada. Y tienes miedo de volver a creerle, a confiar en sus palabras y en sus sonrisas pícaras. Tienes miedo de que esta vez vuelvas a sentir lo que sentiste multiplicado por mil, por diez mil.

confusion2206

Y llegan las dudas porque temes a lo desconocido y a lo conocido a la vez, ¿cómo decidir? ¿Cómo saber qué camino recorrer? ¿Lo malo conocido? ¿O lo bueno por conocer? Porque al fin y al cabo ya lo dice el refrán, ¿no?: “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

Pero ¿y si resulta que lo nuevo es mejor que lo que ya conocemos? O si por el contrario, ¿lo malo al conocerlo resulta mejor porque lo podemos corregir?

¿Nos arriesgamos con lo malo conocido o con lo bueno por conocer?

-Aresma-

Anuncios

8 comentarios en “¿Lo malo conocido? ¿O lo bueno por conocer?

  1. Yo espero que lo bueno por conocer sea mejor, tampoco creo que sea muy difícil. Pero siempre acabamos cayendo en la trampa de lo malo conocido por eso del “Y si…”. La esperanza es lo último que se pierde, dicen…

    Besitos de parte de Miss Gossip

    Me gusta

  2. “Miedo porque no sabes si quieres saber la respuesta… o no”, muy atinadas las palabras.

    Espero que lo bueno por conocer sea mil veces mejor que lo malo conocido.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s