Melancolía.

Porque estábamos sin estar, y no estábamos a la vez. Jugábamos a engañar y despistar, y aquí estamos otra vez. En un mundo lleno de posibilidades donde acabaremos como ayer.

Ayer que éramos mucho y poco, ayer que fuimos un verso entre los labios de unos amantes que se lanzan al amor, enredados entre sábanas de los dos, en nuestro mundo de acordes musicales al tocarnos y besarnos. Éramos todo y éramos nada. Ayer, entre baquetas, cuerdas de guitarra y maletas. Y sábanas revueltas.

Ayer, con tu dulce sonrisa, nerviosa y tímida, que me mataba. Que me hacía morir de ternura por ti. Chico dulce de mejillas sonrosadas al mirarme, y al mirarme yo me perdía. Me perdía en la intensidad de tu mirada, tan profunda y misteriosa. Tan fuerte como el primer sorbo de café por la mañana.

sabanas revueltas

Y hoy que te vas, que te fuiste, que te has ido. Hoy, que no paro de pensar en ti, que te veo en cada palabra que leo y en cada canción que escucho. Que me has dejado revuelta, rara y confundida.

Hoy, que cierro los ojos y te veo. Hoy, que te miro y ya no estás. Hoy, día triste, melancólico por ti. De ti. De tus manos en mis manos, de mi reflejo en tus ojos, de mis labios en los tuyos. De tu olor. Melancolía. Tú. Sólo tú, pequeña tempestad. Sólo tú, chico que me volviste del revés. Tú, que ayer hacías música en mí.

manos guitarra

Mañana, que será igual que hoy, y te buscaré y te veré en cada rincón, en cada canción y en cada flor. Hasta en las hojas de los árboles, de las que cada vez quedan menos. Cerraré los ojos y te veré, veré tu risa, tu sonrisa, tus ojos. Respiraré, y sentiré tu olor, en mí y en mi ropa. Y sabré que sólo será un recuerdo. Que el cerebro me engaña y que sólo quiere hacerme sentir melancolía. Melancolía de ti.

mirando-al-horizonte-733644

Recordaré tus manos enredadas en mi pelo, tus besos roba aliento, de esos que quitan el aire y te dejan mareada de lujuria… y de algo más. Tus abrazos sinceros. A ti, te recordaré a ti. A tus dedos jugando con mis dedos, a tus labios rozando mis hombros, tu sonrisa antes de besarme.

Porque estábamos sin estar, y no estábamos a la vez. Jugábamos a engañar y despistar, y aquí estamos otra vez. En un mundo lleno de posibilidades donde acabaremos como ayer. Sin embargo, sé que pasarás, que poco a poco serás la cicatriz que una herida deja en la piel, y te recordaré con alegría y cariño, con gratitud y añoranza, serás un recuerdo bonito. Tan bonito como un atardecer mirando el mar, como una tarde de lectura con una taza de café caliente en la mano, como la primera carcajada de un bebé, como el primer vuelo de un pájaro que sale del nido, como una fruta que madura en el árbol, como una flor que renace, como un niño cuando te agarra fuertemente la mano. Serás un recuerdo tan bonito como otras muchas cosas.

Pero por el momento eres melancolía. Tú.

-Aresma-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s