“Quien tiene un amigo, tiene un tesoro”

Creo sinceramente, que  mi primer post y el primer post con el que vamos a abrir este blog no puede sino hablar de LA AMISTAD. Esa cosa un tanto abstracta que desde niños aprendemos a identificar. Y con ella a los amigos.

Esas personas que conoces un día de pequeño en el patio del colegio o en la plaza de tu barrio mientras meriendas. Esas personas que conoces en el instituto, donde te acompañan en tu época más rebelde y liberal. O bien, son tus compañeros de clases en la universidad, donde esos cafés en los descansos eran sagrados. O aquellas personas que conoces en el trabajo o un amigo de un amigo que acaba siendo tuyo también.

cropped-cropped-cccc58c138be63a31213acb2f9ad6a2a1.jpg

Amigos, esas personas que quizás sean muy afines a ti o que pueden llegar a ser tan dispares que no sabes cómo habéis podido congeniar tanto.

Pienso también que pueden pasar por nuestra vida diversos tipos de amigos:

  • algunos son los que conoces de toda la vida, que te han acompañado en todo momento de tu vida, que han madurado contigo y tú con ellos y con los que sigues madurando. Que los quieres desde antes de tener uso de razón.
  • Hay otros que pasan por tu vida durante unos maravillosos años y que por vete tú a saber qué razones, ya nunca os veis. Pero ¡ojo! Son aquellos que si un día te encuentras por la calle te tomas un café y todo sigue siendo como la última vez que os visteis.
  • También están los “false friends”, aquellos que no merecen ser nombrados en este post. O quizás sí. Pero sólo un poco porque al fin y al cabo nos enseñan quién sí y quién no.

Pero en cuanto a amistad se refiere da igual que hagamos una clasificación, tipología o como lo queráis llamar. Son amigos.

Y al fin y al cabo, son esas personas con las que unas veces te vas a hartar de reír hasta dolerte la barriga, con aquellos que vas a llorar y van a ser un punto de apoyo, otras veces discutiréis y os haréis daño, pero hay una cosa clara: los quieres. Y punto. Y son tus amigos.

También he leído por ahí (vete tú a saber dónde, ¡googleando seguro!), que la amistad que dura más de siete años es para toda la vida, y no sé si será cierto o no, pero lo que tengo claro es que aunque algunos de mis grupos de amigos superen esta cifra de años, no me voy a dormir en los laureles y dejar de regar esta amistad, porque quiero que sigan ahí, para mí, como yo ahí para ellos.

Y aquellas amistades de hace pocos años o incluso meses, con los que sin saber ni cómo ni por qué he establecido una conexión especial también merecen ser nombradas en mi post. Porque además de mi familia, es en parte gracias a ellos, el porqué de cómo soy también. Y es también por la forma de ser de cada uno de ellos y de ellas, que voy a seguir apostando por continuar esa amistad.

Y no puedo dejar de cerrar este post haciendo una mención especial a estas amigas bloggeras, porque ésta iniciativa surgió en una cena con ellas, dónde una de nosotras propuso y las demás secundamos, contagiándonos la ilusión.

Y porque sois unas románticas, guerreras, bordes a veces, ácidas también y tan iguales y tan diferentes, espero con muchas ganas, sorprenderme al leer vuestras entradas.

Hasta dentro de varios post más.

– Aresma –

Anuncios

2 comentarios en ““Quien tiene un amigo, tiene un tesoro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s